Una vez más, la labor jurídica que desarrolla el bufete en sede judicial marca la diferencia en los juzgados, siendo un valor seguro para la defensa de los intereses de los promotores y constructores que acuden a nosotros.

La especialización en materia de urbanismo, vivienda y edificación hace que podamos, desde el inicio del procedimiento, fijar una correcta defensa de nuestros clientes, donde aseguramos, con un porcentaje muy elevado, el éxito del procedimiento.

¿El caso?

Entre las últimas resoluciones recibidas hemos querido destacar una en la que un promotor reclamaba a nuestros representados (constructores) la cantidad de 546.000,00€ en concepto de: excesos cobrados en la obra y daños y perjuicios ocasionados en las promociones. Donde la defensa jurídica y estrategia planteada en Sala ha dado como resultado que se desestime íntegramente estas pretensiones de la otra parte.

La vista

A tal efecto, en la Vista, la parte que reclamaba estos importes había aportado:

· Un informe pericial que apoyara la cuantía que reclamaba

· La testifical del perito-arquitecto que firmó el informe, el director de obra y uno de los trabajadores encargado, de la ejecución de las viviendas.

¿La clave del éxito?

Conocer los procesos administrativos de solicitud de las licencias, de la redacción y fases del proyecto técnico, las fases de ejecución de obras, así como, y muy importante, el correcto planteamiento y defensa en sede judicial, hizo que nuestro socio-director, Juan Chapapría, consiguiera plantear distintas cuestiones a los técnicos que testificaron, como al resto de testigos, que acabaron generando las suficientes dudas, como cuestiones de difícil respuesta y concreción en sala, haciendo perder fuerza al planteamiento de la reclamación.

El conocimiento de esta materia, así como ejercer de manera correcta y la experiencia en sala, nuevamente son la causa de que los clientes que requieren de nuestros servicios en esta materia obtengan los resultados que esperan, sentencias favorables.