Protección al Consumidor; créditos y préstamos

En una decisión que podríamos considerar como histórica, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE a partir de ahora) ha dictado una sentencia que procede a redefinir la responsabilidad de los prestamistas en la evaluación de la solvencia del consumidor. Esta sentencia contiene significativas implicaciones para la protección del consumidor y, para forma de concesión de créditos en toda Europa. 

El caso tiene su origen en la República Checa, donde un consumidor obtuvo un crédito de aproximadamente 2.000,00€ euros de la empresa JET Money S.R.O., sucedida con posterioridad por la entidad EC Financial Services. El crédito fue satisfecho, y el coste final del mismo fue de unos 3.500,00 €, lo cual fue cuestionado por la parte demandante, una mercantil llamada “Nárokuj S.R.O.”, quien argumentó que la entidad prestamista no realizó una evaluación adecuada de la solvencia del consumidor antes de conceder el crédito. 

En la sentencia, el TJUE abordó la necesaria obligación que tiene cualquier prestamista de evaluar la solvencia del consumidor, una disposición clave de la Directiva 2008/48. Por ello, según el Tribunal, la falta de una evaluación adecuada de solvencia, puede conllevar a la nulidad del contrato de crédito, incluso si el préstamo ya ha sito satisfecho en su totalidad, y sin que ello tenga consecuencia negativa alguna para el consumidor. 

Esta sentencia, supone un claro fortalecimiento de la protección del consumidor a nivel comunitario y, a su vez, implica para las financieras una asunción de importantes ¡riesgos si no realizan evaluaciones adecuadas de solvencia a sus clientes antes de concederles un préstamo o un crédito, lo que podría llevar a la anulación de los contratos y la pérdida de derechos sobre los intereses del préstamo o crédito. 

Esta decisión, en suma, viene a destacar la importancia de la prevención del sobreendeudamiento y la insolvencia, abriendo la puerta a la revisión de otros productos financieros o de crédito que hayan podido ser comercializados siendo dañinos para los consumidores debido a evaluaciones de riesgo inadecuadas, insuficientes o incluso inexistentes. 

En conclusión, esta sentencia del TJUE representa un hito en la protección de los consumidores y, no solo afecta al caso específico en la República Checa, sino que afecta a cualquier país de la Unión Europea, promoviendo una mayor responsabilidad y transparencia en las prácticas de concesión de créditos y préstamos. 

Artículo escrito por Mario de Diego

Compartir noticia:

Últimas noticias

¿Cuál es el plazo para solicitar la devolución del ICIO?

Conmemorando el día internacional de la protección de datos: nuestro derecho a la privacidad

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad