No es ninguna novedad que las mascotas más comunes, al menos en nuestro país, son: los gatos, los perros, y, en menor medida, ciertas aves, roedores y reptiles. Pues bien, el pasado mes de agosto fue aprobado, por el Consejo de Ministros, el proyecto de Ley de Bienestar Animal que conlleva una serie muy relevante de novedades acerca de las mascotas que podemos tener en casa. 

En teoría, esta nueva está ley está ideada para evitar que la introducción de especies exóticas en nuestro ecosistema afecte a las especies autóctonas y, en definitiva, para la preservación del equilibrio medioambiental. 

Los animales que están permitidos deben pertenecer a “una especie que sea fácil de atender en cuanto a su ambiente, su comportamiento y sus necesidades fisiológicas”. Además, la ley señala que, estos animales permitidos, no han de suponer un riesgo para las personas por su agresividad“ya sea por conducta, veneno o tamaño” y que “no exista ningún indicio de que, si el animal se escapa o se abandona, pueda colonizar hábitats y causar daños”. 

Por ello, procedemos a exponer la lista de animales que, aunque nos pueda parecer sorprendente (por lo habituados que estamos a muchos de ellos), no está permitido tener en casa

  • Aves: cotorras, agapornis o periquitos, entre otras especies.  
  • Arañas: por su riesgo de transmitir enfermedades a los seres humanos.  
  • Cerdo vietnamita: su abandono hace que se reproduzca con jabalíes y ello crea superpoblación  
  • Conejos y roedores: hámsteres, cobayas, ratones o chinchillas. Su prohibición pretende preservar la fauna silvestre y autóctona del medio natural ya que, muchos de estos anímales tienen carácter invasor y suponen un grave riesgo para la conservación de la biodiversidad. 
  • Tortugas: hay especies que, en libertad, compiten por la comida con las especies autóctonas y contienen una importante cantidad de vectores patógenos, como hongos parásitos. 
  • Reptiles exóticos: serpientes, iguanas, lagartos, camaleones o geckos (dentro de la categoría de especies no autóctonas).  
  • Erizo: puede suponer un peligro para las especies autóctonas. 

De otro lado, esta nueva ley también supone una reforma del Código Penal que endurece las sanciones por maltrato animal.

Se espera que esta nueva ley entre en vigor antes de que finalice el año, así que, si queréis conocer más sobre ella, no dudes en contactar con nosotros.

Artículo escrito por Mario de Diego