Cuando el 6 de diciembre de 1978 se le preguntó al pueblo español, mediante referéndum, sobre la aprobación o no del Proyecto de Constitución, no hubo lugar a dudas. La respuesta fue positiva en todas las provincias, las cuales se ratificaron positivamente, sin saber que desde ese momento la realidad socio política de nuestro país iniciaría un proceso de transición que vivimos hasta nuestros días.

Se conmemora un día histórico para España, declarado festivo nacional con la aprobación del Real Decreto 29964/1983 de 30 de noviembre, fecha a partir de la cual el 6 de diciembre tuvo un cariz diferente. Tal y cómo se establece en dicho texto normativo las Instituciones del Estado, de ámbito nacional o territorial, conmemorarán con la mayor solemnidad y con actos públicos este día en la forma establecida por sus órganos de gobierno y dirección.

Se trata de una fecha que implicó un gran cambio para España al instaurar una democracia parlamentaria de la mano de un texto que regularía, a partir de entonces, el funcionamiento de nuestra realidad social y política. Organiza y constituye el conjunto de normas que rigen la sociedad de nuestro país. Se trata, sin lugar a dudas, de nuestra Carta Magna, la norma suprema de todo nuestro ordenamiento jurídico y la base legal , a la cual, debe referirse, en su trasfondo jurídico, toda norma dictada por el Poder Legislativo de nuestro país.

Nuestra Constitución recoge los Derechos que tenemos todos los ciudadanos, las garantías que nos acompañan en el ejercicio de aquellos y las libertades a las que todos tenemos amparo. Así mismo, establece los principios que rigen el funcionamiento de los poderes de nuestra sociedad, controlando su reparto y fijando los límites necesarios para su correcto funcionamiento, a fin de establecer las pautas para una convivencia sociopolítica acorde para todos.

Con ello, desde Chapapría Navarro & Asociados queremos desear a todos nuestros lectores un feliz Día de la Constitución, haciendo hincapié en la importancia de la misma, y lo que implicó su aprobación, ofreciendo el respeto que merecen todos y cada uno de sus preceptos y la implicación que tiene en nuestro día a día.