La legalidad de la Dark Web

La Dark web o Web oscura es el conjunto oculto de sitios de Internet a los que sólo se puede acceder a través de navegadores web especializados, siendo el software específico más conocido para ello el denominado ‘’Tor’’ (The Onion Router).

Su objetivo es el mantenimiento de la actividad privada y el anonimato, toda vez que las páginas por las que se navega o con las que se comunica permanecen ocultas a los extraños y a los motores de búsqueda.

Generalmente, se asocia esta tipología de web a la existencia de contenido ilegal y a la intención de criminalidad de las personas que acceden a la misma, así como a sitios de ‘’comercio’’ en los que los usuarios pueden adquirir bienes o servicios ilícitos. Sin embargo, no resulta ilegal su acceso y se puede utilizar con total normalidad para conectarse a internet de manera anónima y proteger los datos del usuario.

El fraude radica en el uso que le otorgue la persona, es decir, si se emplea la ventaja que ofrece la Dark web de la ocultación de la identidad (anonimato) para la comisión delictiva.

Entre los usos legales que se pueden hacer de esta web, podemos destacar los que a continuación detallamos:

La participación en foros online, chat entre personas adultas siempre y cuando se traten asuntos legítimos, colaboración con periodistas, uso de las redes sociales, acceso para activistas, lectura de noticias…

No obstante, a pesar de lo indicado, es cierto que la misma tiene una especial vinculación con la comisión de actividades ilegales, como, por ejemplo, el tráfico y compraventa de documentación falsa como pasaportes, documentos de identidad, la adquisición de armas, transacciones de medicamentos o sustancias prohibidas, subasta de contraseñas consistente en su extracción y posterior venta, comercio de datos bancarios, entre otros.

Las dificultades que presenta la lucha contra los delitos cometidos en esta web oscura requieren de una vigilancia constante y de un rastreo de cada uno de los buscadores y navegadores que se usan en la misma, que se lleva a cabo mediante la Unidad Central de Ciberdelincuencia de la Policía Nacional.

La clave según los expertos radica en buscar los fallos para acceder, identificar el foro junto con sus participantes y posteriormente, cerrarlo, llegando incluso a crear perfiles falsos por parte de los agentes para poder infiltrarse entre los usuarios de la Dark web.

Uno de los casos más conocidos y de mayor repercusión de delito informático cometido en la Dark web fue la ‘’Operación Dark HunTOR’’ o ‘’Cazador oscuro’’, iniciada en el año 2021, en la que trabajaron conjuntamente las autoridades de 9 países durante 10 meses a través de la Plataforma Multidisciplinaria Europea contra las Amenazas Criminales. Con esta operación se logró la detención de 150 personas de diversos estados que actuaban en la Dark web para la venta de drogas, armas y otros productos y servicios ilegales.

Precisamente, con esta operación, se advierte a los usuarios de la existencia de medios suficientes para luchar contra la comisión de actividades ilegales incluso en esta tipología de áreas de la red oscura.

Por consiguiente, de conformidad con lo indicado, la Dark Web no es ilegal, pero, lamentablemente, muchos de sus sitios web arrojan contenido ilegal a pesar de que las autoridades traten de restringir el mismo. Todo dependerá de la utilización que cada usuario decida realizar de la misma.

Artículo escrito por Cynthia Zárate

Compartir noticia:

Últimas noticias

¿Tratamiento inadecuado de datos biométricos? La problemática de la protección de datos en la era digital

¿Qué derechos tienes si eres copropietario de una vivienda y no puedes utilizarla?

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad